¿Por qué son diferentes Biblias?

Image of a painting of the Transfiguration of Christ by Paolo Veronese

Obviamente, biblias difieren debido a las traducciones, pero hay una diferencia más fundamental, también, y que consiste en la composición de la biblia, en particular los libros aceptados en el Antiguo Testamento.

En general, Católicos y otros cristianos tienden a ponerse de acuerdo sobre los libros para incluir en el Nuevo Testamento, pero debaten la autenticidad de los siete libros en el Antiguo testamento que los católicos son.

Estos libros, llamó al deuterocanónicos (o "segundo canon") libros porque su estado fue impugnada por un tiempo. No obstante, empezando por el Consejo de Roma en 382 UNA D., que se reunió bajo la autoridad del Papa San Dámaso I, la Iglesia Católica ha aceptado la validez y la dignidad de estos libros, mientras que otras comunidades cristianas tienen y no lo hacen.

Los libros son:

Los libros deuterocanónicos se incluyen en el famoso Canon de Alejandría, una versión griega de la Antiguo testamento producida entre 250 y 100 ANTES DE CRISTO. Este canon fue formado por setenta escribas judíos a petición del faraón egipcio Ptolomeo II, quien desea tener una colección estandarizada de libros sagrados del judaísmo traducidos al griego para su inclusión en la Biblioteca de Alejandría. El canon producido por estos escribas de setenta ha en su honor llegado a ser conocida como la Septuaginta después septuagintus, la palabra latina para "los setenta".

La Septuaginta fue utilizado en la antigua Palestina e incluso fue el preferido por Nuestro Señor y sus seguidores. De hecho, la inmensa mayoría de citas del Antiguo Testamento que aparecen en el Nuevo Testamento son de la Septuaginta.

Los críticos han señalado, sin embargo, que los libros deuterocanónicos no cotizan en el Nuevo Testamento, pero por otra parte tampoco lo son varios de los libros que los no católicos no acepte, como Jueces, Primer Libro de las Crónicas, Nehemías, Eclesiastés, Cantar de los Cantares, Lamentaciones, Abdías, y otros. además, incluso si el Nuevo Testamento no cita directamente los libros deuterocanónicos, alude a ellos en varios pasajes (Comparar especialmente Pablo Carta a los Hebreos 11:35 con el Segundo Libro de los Macabeos 7:29; además Mateo 27:43 con Saber 2:17-18; Mateo 6:14-15 con Eclesiástico 28:2; Mateo 7:12 con Tobit 4:15; y el Hechos de los Apóstoles 10:26 con Saber 7:1).

Image of a painting of the Apotheosis of Christ by Gerald DavidLos primeros líderes protestantes rechazaron la Septuaginta, el Católico Antiguo Testamento, a favor de un canon producido en Palestina, que omite los libros deuterocanónicos. Este canon fue establecido por un grupo de rabinos en el pueblo de Jamnia hacia el final del siglo I dC, dos a trescientos años más tarde de la Septuaginta.

Parece que los fundadores del protestantismo resultaba ventajosa para rechazar la Septuaginta por pasajes en los deuterocanónicos que apoyan la doctrina católica. Específicamente, tomaron objeción a la Segundo Libro de los Macabeos 12:45-46, lo que demuestra que los antiguos Judios oró por los muertos.

Extraordinariamente, Martin Luther tomó el paso más allá de condenar a un puñado de libros del Nuevo Testamento por razones doctrinales, así. Despreciaba la Carta de Santiago, por ejemplo, por su enseñanza "que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe" (2:24). Además de James, que él llamó "una epístola de paja,"Lutero también rechazó la Segunda Carta de Pedro, el En segundo lugar y Tercero Cartas de Juan, San Pablo Carta a los Hebreos, y el Libro del Apocalipsis.

La Iglesia Católica reconoce la autoridad de la Santa Biblia, aunque ella no lo considera como el único autoridad, como lo hizo Luther.

Veneración de la Iglesia por la Biblia históricamente es innegable.

Tras el establecimiento del Canon, Papa Dámaso encargó San Jerónimo (d. 420), el mayor estudioso de la Biblia de su época y quizás de todos los tiempos, para traducir la Biblia al latín para que pueda ser leída universalmente.1

La Biblia se ha conservado a través de la Edad Media por los monjes católicos, que reproduce a mano una letra a la vez. Las secciones de la Biblia fueron traducidos por primera vez en Inglés por San Beda el Venerable, un sacerdote católico, en el siglo VIII.

Los libros de la Biblia fueron divididos en capítulos 1207 por Stephen Langton, el arzobispo católico de Canterbury. La Biblia impresa primera se produjo en torno a 1452 Johann Gutenberg por, el inventor Católica de tipos móviles. Biblia de Gutenberg incluye los libros deuterocanónicos al igual que el original autorizado o versión King James en 1611.

La Biblia fue traducida por la Iglesia católica en Alemania y en muchos otros idiomas mucho antes de la época de Lutero. De hecho, Kevin Orlin Johnson anotó en su libro, ¿Por qué los católicos que?

"El documento más antiguo alemán de cualquier tipo es una traducción de la Biblia hecha en 381 por un monje llamado Ulfilas; se tradujo al gótico, que es lo alemán era en ese entonces. A menudo se oye que Martín Lutero fue el primero en liberar a la Biblia de las manos de la Iglesia y dárselo a un pueblo de la Escritura de hambre, pero eso es obviamente una tontería. Desde Ulfilas, había habido más de mil años de manuscrito en alemán Biblias, y al menos veintiún años imprimen ediciones alemanas (según el recuento del Cardenal Gibbon) antes de Lutero ". (¿Por qué los católicos que?, Ballantine Books, 1995, p. 24, norte.)

Image of a painting of the Transfiguration of Christ by Paolo VeroneseAl igual que todos los cristianos, Católicos confían en el Espíritu Santo para la orientación en la interpretación de la Escritura; con el entendimiento único, aunque, que el Espíritu opera a través del vehículo de la Iglesia (ver John 14:26 y 16:13). El Espíritu guía Magisterio de la Iglesia en infalible Escritura interpretar, así como Él guió a los escritores sagrados en infaliblemente la componen.

Muchos no católicos tienden a ver la idea de la autoridad de la Iglesia como en desacuerdo con la autoridad de Dios, sino que Cristo aseguró a la Iglesia, "El que a vosotros oye a mí me oye, y el que me rechaza a mí rechaza que, y el que me rechaza, rechaza al que me ha enviado " (Lucas 10:16). Así, la autoridad de Dios no puede separarse de la autoridad de su Iglesia. Cristo es la fuente de la autoridad de la Iglesia y como esta autoridad viene de Él es ser reconocido por todos sus seguidores y obedecido.

Aunque muchos afirman seguir la autoridad de la Biblia, la verdad del asunto es, para muchos lo que la Biblia dice que depende de la interpretación privada de la persona.

San Pedro advirtió, sin embargo, "Que ninguna profecía de la Escritura es una cuestión de la propia interpretación de un solo, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, pero hombres movidos por el Espíritu Santo hablaron de parte de Dios " (ver a su Segunda Carta 1:20-21; énfasis añadido). Pedro también dijo, en referencia a las cartas de Pablo, que "Hay algunas cosas que en ellos difíciles de entender, que la indoctos e inconstantes tuercen para su propia perdición, como lo hacen las otras escrituras. Usted por lo tanto,, amado, sabiendo esto de antemano, ten cuidado no sea que arrastrados por el error de los inicuos y perder su propia estabilidad " (también en Pedro Segunda Carta 3:16-17).

Por esta razón, Los católicos son agradecidos por la casi-2000-año, la tradición constante de la interpretación y la comprensión.

  1. "Mientras que el imperio romano subsistió en Europa, la lectura de las Escrituras en la lengua latina, que era el idioma universal del imperio, prevalecido en todas partes,"El reverendo Charles Buck, un no católico, admitido ("Biblia" en Diccionario Teológico; Patrick F. O'Hare, Los hechos sobre Lutero, acelerar. ed., Rockford, Illinois: Tan Libros y Editores, Inc., 1987, p. 182). Papa Dámaso había las Escrituras traducidas al latín, el lenguaje universal de su época, para los cristianos contemporáneos misma razón–como nosotros–han hecho de las Escrituras disponibles en Internet: por lo que el mayor número posible de personas puedan tener acceso a ellos.